Subasta de colección de objetos personales de Marlene Dietrich

jueves, 13 de marzo de 2014

Subasta de colección de objetos personales de Marlene Dietrich

El escritor Ernest Hemingway y Marlene Dietrich se conocieron en 1934 a bordo de un crucero que iba de París a Nueva York.  Congeniaron y su amistad duró toda la vida, pero nunca fueron amantes. Comenzaron a escribirse cuando él tenía 50 y ella 47, y permanecieron en estrecho contacto hasta el suicidio del escritor en 1961. 

 Sin embargo, su abundante y extensa correspondencia está llena de afecto y nostalgia. Así lo demuestra una carta, tan surrealista como explícita, que Hemingway envió a Dietrich en 1955 y que será subastada a finales de marzo. El texto comienza con los consejos que el autor ofrece a su amiga ante sus quejas por la puesta en escena del espectáculo que está protagonizando en Las Vegas. Pero, poco después, la misiva da un giro brusco hacia el surrealismo.


«Si yo actuara, probablemente aportaría algo novedoso, como dispararte en el escenario, borracho, desde un auto propulsado», escribe Hemingway. «Mientras tú apareces en el escenario, borracha y desnuda, yo avanzaría desde la parte trasera, o en tu parte trasera, llevando ropa de noche, y me la quitaría rápidamente para cubrirte con ella, dejando al descubierto el cuerpo de Burt Lancaster».

Más adelante, el autor menciona cómo la producción «emplearía aspiradoras invertidas que aspirarían mi ropa de noche de tu cuerpo». «Esta es la escena que, realmente, es la columna vertebral de mi hormigueo y solo tengo la columna vertebral para ello», añade. «Yo juego con una pulsera de goma de la Ballena Gigante llamada Capitán Ahab... Tú echas espuma por la boca, por supuesto, para demostrar que realmente estamos actuando y envasamos la espuma y la vendemos a cualquiera de los clientes que sobreviven».

Ernest Hemingway  y Marlene Dietrich 
Según recoge The Hollywood Reporter, Hemingway escribió la carta durante el rodaje de la adaptación cinematográfica de El viejo y el mar dirigida por John Sturges. El Nobel de Literatura se queja ante Dietrich de que él mismo ha tenido que pescar un pez lo suficientemente grande para las escenas de la película. «Yo solo escribí el libro, pero hay que hacer bien el trabajo y no tienen sustituto. Me levanto a las 4:50 de la mañana y me acuesto a las 7:30 de la tarde», escribe.

Hemingway termina con una frase irónica y fatalista sobre la naturaleza de la fama: «Creo que se podría decir que tú y yo hemos ganado todo lo que la gente no pudo tener. ¿Y qué? Y mierda. Te quiero como siempre. Papa».

La carta forma parte de una colección de 250 objetos personales de Marlene Dietrich, que estaban en posesión de sus tres nietos y que serán subastados online entre el 19 de marzo y el 6 de abril en Auctionmystuff.com. La correspondencia fue publicada por Biblioteca Kennedy en Boston por instrucciones de la hija de Dietrich, Maria Riva, que quería que las cartas se mantuvieran en secreto durante los 15 años posteriores a la muerte de su madre.

Fuente: ABC.es, theguardian.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada