Las verdaderas estrellas de cine clásico

martes, 29 de agosto de 2017

35 años sin Ingrid Bergman

Hoy es una fecha importante en este blog. En concreto para mi pues Ingrid Bergman fue una figura clave en mi descubrimiento del cine clásico. Aquí va un pequeño homenaje a esta gran actriz sueca.

Cronograma de la desaparición de la actriz sueca:



JUEVES, 26 de febrero de 1981

Ingrid Bergman
Ingrid Bergman, actriz de 66 años y abuela, ha anunciado en Jerusalén que se ha retirado definitivamente del cine para pasar el resto de sus días con su familia, al tiempo que acusó a los filmes de Hollywood de ser «demasiado pornográficos y deslenguados».

DOMINGO, 29 de marzo de 1981

La actriz cuenta su propia vida en un libro de memorias titulado Mi historia, que acaba de publicarse en Italia. A lo largo de 550 páginas, escritas en tres años con la colaboración del escritor Alan Burgess, la narradora, autora y protagonista de Mi historia, una mujer de 64 años, que vive solitaria en un apartamento londinense, relata la tempestuosa aventura de su vida. Tres matrimonios y otros tantos divorcios, cuatro hijos, sesenta producciones cinematográficas, teatrales o televisivas, tres oscars y dos recientes operaciones por tumores en el seno, son el balance de su existencia que ofrece la actriz en su autobiografía. «Mi mundo es un castillo de ficciones que nosotros, la gente del cine y del teatro, sabemos crear», declaró Ingrid Bergman con relación a su historia. «Cada noche salimos al escenario donde vivimos en ese mundo imaginario que hemos inventado».

JUEVES, 10 de septiembre de 1981

La sueca se encuentra en Israel para estudiar la figura humana de Golda Meir, antigua jefa del gobierno israelí muerta al finalizar la década de los setenta, con el fin de llevar al cine su vida.  Mientras realiza los preparativos para el rodaje de Una mujer llamada Golda, posiblemente el último papel que lleve a la pantalla, la actriz sueca, que se ha declarado seguidora de Julio Iglesias, tiene pensado asistir a uno de los recitales que el cantante español está dando actualmente en Jerusalén. Ingrid Bergman, que acaba de cumplir 66 años, fue galardonada. en dos ocasiones con el oscar de la Academia de Hollywood, y sus películas más conocidas son Casablanca y Encadenados

VIERNES, 16 de abril de 1982

La famosa actriz sueca que cuenta actualmente tiene 67 años, lucha contra la muerte tras la aparición, por tercera vez, de un cáncer, según publicaba ayer el londinense Daily Mirror. La protagonista de Casablanca se encuentra actualmente en Londres, ha confirmado su agente neoyorkino, quien asegura que la actriz "no está bien del todo". "Sabemos que está enferma", añadió su representante en Nueva York, "pero estamos esperando saber la gravedad de su estado". Ingrid Bergman sufrió la extirpación de un pecho en 1974 y fue operada del otro en 1979. Ayer era esperada en la ciudad de los rascacielos para entregarle un premio por la interpretación de Golda, que versa sobre la vida de Golda Meir, su último papel en el cine hasta el momento.

MARTES, 31 de agosto de 1982

La actriz sueca Ingrid Bergman murió ayer, en Londres, después de librar una larga batalla contra el cáncer. Había cumplido el domingo pasado 67 años y, a pesar de las dos operaciones a que fue sometida, en 1974 y en 1979, con la ablación de los dos senos, no cesó en su actividad artística y social hasta el final. Su último papel en el cine fue una magistral interpretación de la ex primera ministra israelí Golda Meir, por la que recibió una distinción intemacional. Lanzada a la fama junto a Humphrey Bogart en Casablanca, poseía tres oscars de la Academia de Hollywood, dos cintas de plata del cine italiano a la mejor actriz extranjera y el emmy de televisión, entre otros premios.

MIÉRCOLES, 1 de septiembre de 1982

Ingrid Bergman
Los cuatro hijos y el tercer marido de Ingrid Bergman, Lars Schmidt, se reunieron ayer en Londres para asistir a la lectura del testamento de la actriz sueca y conocer sus deseos sobre el modo en que se realizarán los funerales. Ingrid Bergman, que murió de cáncer el lunes pasado,  cuando cumplía  67 años de edad, será incinerada y sus cenizas llevadas a Suecia, donde nació el 29 de agosto de 1915.

Las tres hijas de Ingrid Bergman: Pia, de 42 años, nacida del primer matrimonio de la actriz, con Peter Lindstrom, y las mellizas Isabella e Ingrid Isotta, de veintisiete años, fruto de su unión con el director italiano Roberto Rossellini, llegaron anteayer a Londres desde Nueva York, mientras que el único hijo varón, Robertino Rossellini, de 32 años, era esperado anoche en la lujosa mansión en la que falleció su madre, en el elegante y céntrico barrio londinense de Knightsbridge. En esa casa, el mismo domingo, unas horas antes de su muerte, la actriz reunió a un grupo de amigos para celebrar con champaña el día de su cumpleaños. En la fiesta también estaban una prima de Ingrid Bergman, la que fue su niñera en Suecia, y Lars Schmidt, de quien la estrella se divorció en 1978, después de años de matrimonio.

La muerte de Ingrid Bergman, de quien el diario The Times afirmaba ayer que fue una personalidad "que logró cubrir admirablemente la distancia que media entre una estrella de cine y una actriz", causó una gran impresión en el mundo artístico, en el que había logrado un gran respeto, "Era una de las mujeres más maravillosas que he conocido", declaró Liza Minnelli, que trabajó con la actriz sueca en 1976, en la película Cuestión de tiempo, dirigida por el padre de Liza, Vincente Minnelli. Por su parte, la sueca Liv Ulimann, que compartió el estrellato con Ingrid Bergman en Sonata de otoño -la única película que la Bergman logró hacer al lado de su compatriota Ingmar Bergman-, dijo en Nueva York que su desaparición "se va a notar terriblemente", en tanto que el actor Anthony Quinn declaraba que "pocos actores y actrices podrían demostrar una profesionalidad tan profunda y seria como la suya". Anthony Quinn trabajó con Ingrid Bergman en 1970, en la película Secretos de una esposa. "No podrá ser reemplazada", afirmó.

En Hollywood la reacción ante la muerte de una de sus actrices preferidas no se hizo esperar y fue especialmente sentida entre los actores y directores veteranos, que rindieron un homenaje al talento y, sobre todo, al coraje que Ingrid Bergman ha puesto en su lucha contra el cáncer que sufría desde hace ocho años. Joseph Cotten, su compañero en la película Luz de gas, con la que Ingrid Bergman ganó, en 1944, su primer oscar de la Academia de Cinematografía de Hollywood, afirmó que la actriz sueca era "uno de esos personajes que surgen de tarde en tarde". 

Igual opinión tienen en Suecia, donde los medios de comunicación calificaron a la actriz fallecida como "la más grande de las artistas" de aquel país, y "la última gran actriz de dimensión internacional desde que Greta Garbo se refugió en el anonimato". Esta opinión del diario Aftonbladet, de Estocolmo, era ampliada por su colega el Dagens Nyheter en el sentido de señalar como el mérito mayor de Ingrid Bergman el haber seguido siempre "un camino de honestidad artística, a pesar de los envites del mundo cinematográfico y las fastos de Hollywood". El mismo periódico señalaba que esa lucha de una mujer entre su vida privada y la vida pública podría ser, precisamente, la interpretación última del papel de Ingrid Bergman en la película que rodó junto a Ingmar Bergman, Sonata de otoño, un film que "serviría para epílogo de la historia de la gran actriz si la enfermedad ya latente en ella no la hubiera permitido todavía interpretar el papel de Golda Meir en el que fue su último trabajo y su último premio".


JUEVES, 2 de septiembre de 1982

Bergman
Los restos mortales de Ingrid Bergman, fallecida en Londres el pasado lunes víctima de una larga enfermedad cancerígena, fueron incinerados en la mañana de ayer, en una ceremonia privada a la que asistieron los cuatro hijos y el último marido de la actriz sueca, Lars Schdmidt, y algunos amigos de la familia. Estaban presentes treinta personas. La familia no ha decidido aún la fecha del funeral, aunque sí que esta ceremonia se desarrollará también en la intimidad. Joseph Daly, esposo de una de las hijas de Ingrid Bergman, Isotta Rossellini, declaró al salir del funeral que "se decidió que fuese privado, seguido por un servicio en su memoria, porque eso es lo que le hubiese gustado a ella".

La radiotelevisión británica BBC anunció ayer que el próximo domingo, como homanaje a Ingrid Bergman, la primera cadena de televisión pasará la película Casablanca, estrenada en 1942 y que lanzó a la fama internacional a su protagonista en aquel inolvidable papel junto al actor Humphrey Bogart. Otro tanto hará Televisión Española, aunque en este caso la película programada para el sábado por la noche, a las 22.20 horas, es Anastasia, rodada 13 años más tarde, en 1955, bajo la dirección de Anatole Litvak y al lado del actor Yul Brynner.




fuente: El País

viernes, 26 de mayo de 2017

110 años de John Wayne

En el 108 aniversario del nacimiento de John Wayne vamos a repasar su biografía, que esconde unas cuantas curiosidades. Wayne protagonizó un buen puñado de películas que han pasado a la historia del cine. Entre ellas una de las joyas del western dirigida por John Ford, Centauros del desierto. En este género fue donde desarrolló su carrera, con títulos emblemáticos como Valor de ley, Río Bravo y El hombre que mató a Liberty Valance.

John Wayne


El escritor Scott Eyman resumió su intensa vida en John Wayne, The Life and Legend, una biografía en la que revela algunos detalles curiosos de la vida del actor.

- Hacía trampas al ajedrez

El ajedrez era una de sus pasiones, afición que compartía con alguno de sus compañeros del mundo del cine. Pero el actor en varias ocasiones fue acusado de hacer trampas. El también intérprete Robert Mitchum aseguró que con sus grandes manos podía hacer un movimiento mientras cambiaba otra pieza.

- Apasionado de la literatura

Le encantaban las novelas de Agatha Christie, aunque sus dos libros favoritos eran de Arthur Conan Doyle, precisamente dos novelas históricas: La compañía blanca y Sir Nigel. También se declaró fan del escritor Charles Dickens

- Su nombre de pila

Al igual que muchos otros actores John Wayne se puso un nombre artístico. Sus padres le bautizaron como Marion Robert Morrison, un nombre, el de Marion, que no le gustaba demasiado, prefería el apodo de Duke, por el que le conocían en su familia.

- Era un «huevo escalfado» para John Ford

Pero Duke no era el único mote por el que era conocido. Durante el rodaje de Centauros del desierto, la actitud de John Ford enfureció a Wayne, quien llegó a decir que «quería matarlo». Por su parte el cineasta le gritó en alguna ocasión: «¿No sabes caminar? Eres tan torpe como un hipopótamo. Y deja de arrastrar el diálogo, muestra alguna expresión. Pareces un huevo escalfado».

- Fue periodista deportivo

En su época de instituto fue un alumno muy implicado en la vida académica. Jugaba en el equipo de fútbol, participó en los grupos de debate y fue presidente del club de latín. Además trabajó como redactor en el periódico del instituto, en el que escribía sobre deportes.

- Implicado en política

Nunca escondió su ideología de derechas. El actor se enfrentó a Jane Fonda por su discurso anti-guerra de Vietnam y fue un ferviente defensor de Richard Nixon, incluso después del caso Watergate. A Wayne le gustaba debatir con Paul Newman sobre política, quien le enviaba textos de pensadores progresistas

- Impresionado con Churchill

En varias ocasiones confesó a su círculo de amigos que tenía en alta estima a Winston Churchill, Primer Ministro de Reino Unido durante la Segunda Guerra Mundial.

- Era un buen ganador

Cuando en 1969 se llevó el Oscar a Mejor actor por Valor de Ley, Wayne le dijo a Barbra Streisand que había sido «la suerte del principiante». Más tarde, en la fiesta después de la ceremonia, se acercó a Richard Burton -nominado también a Mejor Actor-, le entregó el Oscar y le grito: «Tú debías tener esto, no yo».

- Supersticioso

Una de las cosas que le sacaban de sus casillas era que alguien dejara su sombrero en la parte superior de la cama. Tampoco se le podía pasar la sal directamente durante una comida. Había que acercársela y dejarla en la mesa.

- La anécdota de los zapatos azules

La primera vez que conoció a Michael Caine, Wayne le aconsejó que nunca llevara zapatos de ante azules. Cuando el actor británico preguntó por qué, le contestó que en una ocasión conoció a un seguidor que se meó en sus zapatos de ante azules