Galanes de cine clásico

lunes, 16 de septiembre de 2013

Galanes de cine clásico


Antes de que llegara George Clooney estaba Paul Newman, y Robert Redford fue el rubio guapo del cine mucho antes de que naciera Brad Pitt. Hoy hacemos un repaso a los galanes del cine clásico, aquellos a los que nadie ha conseguido emular.


GREGORY PECK

Gregory Peck galán

Con un 1.90 de estatura Gregory interpretó todo tipo de papeles, desde el romántico y pícaro reportero de Vacaciones en Roma de hasta el honrado abogado de Matar a un ruiseñor. Siempre consideró que había nacido demasiado pronto aunque consiguió gran fama en los 40 y 50 y fue uno de los actores más solicitados.


CLARK GABLE

Clark Gable

Un bigotillo que en otros actores podría parecer ridículo en él se antoja muy seductor.  Si hubiera que elegir un personaje para Clark Gable, ese sería el de Rhett Butler en Lo que el viento se llevó. Gable tenía las orejas grandes, medía 1,85 m, trabajó con las grandes damas del cine y desprendía un halo de hombre rudo que no quiere ser el bueno de la película, de ahí que su "Francamente querida, me importa un bledo", se haya convertido en su seña. 

Con el paso de los años perdió fuerza pero siempre será el hombre que plantó cara a la malcriada Scarlett O´Hara.

PAUL NEWMAN

Paul Newman galán

Nadie puede olvidar a los ojos más bonitos del cine. Azul turquesa, fueron la mayor arma de Paul Newman para destacar en la gran pantalla pero no la única. Su sonrisa traviesa, su porte regio y ese  lo convirtieron en el hombre ideal. Comenzó compartiendo matrimonio con Elizabeth Taylor en La gata sobre el tejado de zinc y enamoró tanto a crítica como a público. Pero Paul también sabía ser atractivo hasta siendo despiadado, como demostró en Sin perdón.

ROBERT REDFORD

Robert Redford galán

Heredero de Paul Newman y pareja cinematográfica suya; Robert cumple a la perfección con el rol de chico californiano. Rubio, despeinado, jovial, es un niño bueno que se mete en líos. Con los años y la cirugía ha perdido parte de su encanto pero sigue conservando ese aire despreocupado de su juventud. En su filmografía destacan Descalzos en el parque  y Dos hombres y un destino.

CARY GRANT


Hitchcock le hizo sufrir en Con la muerte en los talones y lo eligió expresamente porque quería a un galán en apuros. El actor fue uno de los más solicitados en la década de los 50, compitiendo en muchos casos con Gregory Peck (Grant rechazó el papel de Vacaciones en Roma que iría a parar a Gregory Peck). Hacía de tipo serio, formal, que se ve atrapado en situaciones de lo más variopintas. Solo un hombre con el estilo de Cary Grant podría dar saltos con una bata rosa transparente de volantes y no caer en el ridículo. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada