30 años sin Romy Schneider

martes, 29 de mayo de 2012

30 años sin Romy Schneider


Romy Schneider

Treinta años después de su muerte, el enigma, la fatalidad, el atractivo y la tragedia de Romy Schneider permanecen  a la espera de que el tiempo cumpla su función. Ni los detalles oscuros de su extraña muerte el 29 de mayo de 1982, entre whisky y barbitúricos, ni los siniestros meses que la precedieron tras la terrible muerte de su hijo David en la verja de su casa, ni tampoco la causa y el efecto de sus caídas y recaídas en su relación amorodiosa con Alain Delon tienen todavía el aire fresco de las cosas ya resueltas. Unos enigmas y fatalidades que sitúan a esta actriz en el mismo plano trágico que a Natalie Wood.



Las biografías aseguran que la vida de Romy Scheneider cambió cuando interpretó las populares películas de la emperatriz Sissi, pero que el auténtico vuelco lo dio cuando se tropezó por primera vez con Alain Delon en el rodaje de «Christine (Amoríos)», una de esos momentos en los que el cine exprime la irresistible pasión que surges (como el «Tener y no tener» de Bacall y Bogart). Antes de que una década después volviera a interpretar a una Sissi ya convertida en Isabel de Baviera en «Ludwig», de Luchino Visconti, tal vez su más impresionante trabajo, tuvo unos gloriosos años dedicados a iluminar el cine de directores tan importantes como Preminguer, Orson Welles, Clouzot, Jules Dassin, Siodmak, Losey o Jacques Deray, gracias al que volvió a coincidir con Delon en «La piscina», donde se daba una situación de tensiones y celos que absorbían la vida real para la película.


Rosemarie Magdalena Albach
Sin perder su luz, Romy Schneider pasó del cine de los sesenta a una imagen igualmente radiante pero en el sombrío cine de los setenta, con directores como Claude Sautet, Deville o Chabrol, pero sobre todo con Andrzej Zulawski, con quien hizo el  melodrama «Lo importante es amar», donde la historia y la vida de Romy Schneider también buscaban un incómodo acoplamiento. Su terrible personaje en «La muerte en directo», de Tavernier, vino a ser como un mal presagio de la vida de esta actriz que nunca pudo cruzar la línea borrosa que separaba su realidad con la ficción cinematográfica, y que mantuvo un difícil equilibrio (o desequilibrio) entre sus amantes dentro y fuera de la pantalla, por supuesto con Delon, el hombre de su vida, pero también con otros como el propio Sautet, o Jacques Dutronc, Piccoli o el último hombre con el que compartió su fatalidad, Laurent Petit.

Treinta años después, nadie puede cambiar su impresión ante cualquier fotografía de Romy Schneider..., la imagen de la más hermosa de las sonrisas delante de la más profunda de las tristezas.


video



fuente: ABC y RTVE

No hay comentarios:

Publicar un comentario