Fallece Arthur Hiller

jueves, 18 de agosto de 2016

Fallece Arthur Hiller

«Amar significa no tener que decir nunca "lo siento"». Esta es la frase más recordada por toda una generación de adictos al cine romántico por excelencia. Pertenece a la película Love story, uno de los dramas romántico más recordados del cine y cuyo éxito mundial encumbró en 1970 a su director Arthur Hiller, quien ahora ha muerto a los 92 años por causas naturales, según comunicó anoche la Academia de las Artes y las Ciencias de Hollywood que el cineasta ahora fallecido presidió entre 1993 y 1997.

Love story hizo brotar las lágrimas en todo el mundo gracias a la historia de amor entre el abogado Oliver Barret y la estudiante de música Jennifer Cavilleri. Los avatares en la vida de estos dos personajes contaron con la simpatía de millones y millones de espectadores que vivieron y sufrieron esa historia casi como propia.

La exitosa película, que estuvo nominada a siete Oscar y generó más de 100 millones en las taquillas de todo el planeta, consagró a su director Arthur Hiller, que ganó el Globo de Oro al mejor director; a sus actores Ryan O'Neal y Ali McGraw, que jamas alcanzarían tanta popularidad después; a Francis Lai, cuya música continúa siendo más tarareada que una nana infantil; y a Erich Segal, cuya novela se convirtió en todo un best-seller que pasaba de mano en mano entre adolescentes con fácil inclinación a los supiros de amor.

El éxito mundial de Love story no debería eclipsar la versátil y prolífica carrera de Arthur Hiller, con más de 30 películas rodadas desde 1957, fecha en la que comienza a destacar como realizador de televisión, hasta finales del siglo pasado.

Un breve repaso a su filmografía permite descubrir que Arthur Hiller abarcó casi todos los géneros. Hizo películas bélicas como Tobruk; musicales como El hombre de La Mancha, con Peter O'Toole y Sofia Loren; comedia negra como Papi; o dramas como Autor!, autor!, con Al Pacino, y Anatomía de un hospital, con George C. Scott.

Pero el género en el que mejor se supo manejar y que tantos éxitos y reconocimiento le dieron fue la comedia, donde trabajó con los mejores cómicos americanos del momento. Con Walter Mathau en Eso del matrimonio, con Dudley Moore en En íntima colaboración, con Steve Martin en «Un tipo solitario», y con Gene Wilder y Richard Pryor en El expreso de Chicago o No me chilles que no te veo».


Fuente: Abc

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada