Audrey Hepburn: Portraits of an Icon

lunes, 25 de mayo de 2015

Audrey Hepburn: Portraits of an Icon

Lucca Dotti cuenta que su madre nunca se consideró guapa. Se veía la nariz y los pies grandes, poco pecho, demasiado delgada... Lo volvía a contar a comienzos de este mes, cuando hubiera cumplido 86 años. "Siempre le sorprendió bastante el hecho de que fuese considerada un icono de belleza y una gran actriz, era muy tímida sobre esa parte de la apreciación mundial que recibía", declaraba Dotti a un diario británico.

La declaración de una madre modesta no sorprendería si no fuera porque Dotti es el hijo menor de Audrey Hepburn, admirada todavía hoy como icono de moda y belleza atemporal. Lucca es fruto del segundo matrimonio de Audrey -mucho menos mediático que su relación con Mel Ferrer, con quien tuvo un hijo, Sean- con un psiquiatra y playboy italiano, Andrea Dotti, a quien conoció poco después de su traumático divorcio en 1968 (tras la ruptura con Ferrer, Audrey sólo volvió a hablar con el actor en dos ocasiones).

Audrey Hepburn, durante el rodaje en África de 'Historia de una...
Audrey Hepburn, durante el rodaje en África de Historia de una monja, 1958 ©Leo Fuchs

Y aunque su madre no acababa de estar cómoda con el mito, sus hijos contribuirán a perpetuarlo: Sean Hepburn Ferrer y Lucca Dotti acaban de ceder una treintena de fotografías procedentes de su colección personal para la exposición, formada por más de 60 instantáneas, que se inaugurará el próximo 2 de julio en la National Portrait Gallery de Londres: 'Audrey Hepburn: Portraits of an Icon'.

Añadir leyenda

El archivo familiar incluye raros tesoros como una fotografía de la actriz a los nueve años, otra de adolescente tras la liberación de Holanda, en el rodaje de Historia de una monja en África, pruebas de vestuario para Sabrina o una Audrey de 13 años actuando en un recital de danza. Por entonces, todavía soñaba con ser bailarina y no actriz.

Seis años después de tomarse esa foto adolescente, Hepburn llegó a Londres desde Amsterdam con una beca para estudiar ballet. Precisamente, en el edificio que acoge los archivos de la National Portrait Gallery estaba hace 65 años el nightclub Ciro's, en el que debutó Hepburn como corista.

Ya en las fotos de entonces, podía apreciarse el personalísimo estilo de la actriz, según explicaba Terence Pepper, uno de los comisarios, cuando se anunció la muestra. "El estilo de Hepburn surgió al principio de su carrera, y nuestra muestra documenta especialmente bien este estilo inicial, cuando apareció por primera vez en la escena británica". Para Pepper, el secreto del perenne magnetismo de la actriz es "la simplicidad de su imagen".

Tras sus trabajitos como modelo y en revistas, rodó una película menor -Monte Carlo Baby- en Montecarlo, donde conocería a la escritora Colette. Ella la recomendó para el papel de Gigi, la obra de la mítica novelista y libretista que iba a estrenarse en Broadway. Su salto a la fama.

La muestra recoge también las fotografías que le hizo Larry Fried en Broadway entre bambalinas mientras interpretaba aquel papel. Después, llegarían los retratos icónicos de la actriz durante los 50 y 60, ante el objetivo de los grandes. Philippe Halsman, Richard Avedon, Mark Shaw, Cecil Beaton... Todos ellos aparecen también en la muestra.

Prueba de vestuario para Sabrina, Paramount Pictures, 1953

"Estamos emocionados de dar apoyo a esta amplia exposición dedicada a nuestra madre, pues nos permite a Sean y a mi captar fragmentos de un pasado de otro modo inalcanzable", aseguraba Luca en la nota difundida por la galería.

Lucca aseguraba que su madre se sentiría "honrada" con una exposición así. O, tal vez, como con su belleza, no entendería por qué era merecedora de tanta atención. Así lo dijo en una ocasión: "No pienso en mí como un icono. Lo que está en la mente de otros no está en la mía. Yo sólo hago mi trabajo"


Fuente: El Mundo.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada