Muere Shirley Temple

martes, 11 de febrero de 2014

Muere Shirley Temple

Shirley Temple
La pequeña de los rizos de oro, la mujer que tantas películas realizó a lo largo de su vida, la exestrella infantil Shirley Temple ha fallecido a los 85 años de edad dejando huérfana a toda una generación. Cantaba, bailaba, por supuesto, actuaba y se convirtió en el ejemplo perfecto de niña prodigio en la década de 1930. Hasta Vainica Doble le dedicó una canción, muchos años después. Fue el molde de todas las niñas prodigio que en el cine ha habido. Le ganó el pulso en la taquilla a mitos como Clark Gable o Gary Cooper. Dio rostro a una línea de muñecas. Recibió un Oscar especial juvenil, adecuado a su talla. Y todo ello lo consiguió antes de cumplir los 10 años.


La actriz habría muerto en su casa de Woodside (California). "Ella estaba rodeada por su familia y cuidadores", según un comunicado de la familia en que recuerdan de ella su faceta como actriz, diplomática y, sobre todo, como madre, abuela y bisabuela.

A pesar de que su fama declinó al entrar en la adolescencia, la intérprete siempre será recordada en Hollywood por sus comienzos en la industria del séptimo arte, cuando estuvo dirigida por cineastas como David Butler, Walter Lang o John Ford. A los tres años comenzó a trabajar para el cinedespués de que su madre la apuntara a una escuela de danza y fuera descubierta por un cazatalentos, realizando diversos cortometrajes -algunos controvertidos- para la empresa Educational Pictures, a la vez que interpretaba papeles de figurante en diferentes películas. Tras aparecer en Stand up and cheer, su primer gran éxito llegó en 1934, con Ojos cariñosos. Actuaba, cantaba y bailaba con apenas cinco años de edad. La película de Butler en la que la pequeña interpreta a una niña huérfana acogida por una familia snob, y donde hacía gala de su dulce y angelical voz.


Nacida el 23 de abril de 1928 en Santa Mónica (California), era y hija de un banquero y una ama de casa. Pronto se convirtió en una máquina de hacer dinero. La pequeña era de largo la actriz más lucrativa para el estudio y, durante cuatro años, fue la más taquillera de Estados Unidos. En plena era de la Gran Depresión, atrajo a los cines a millones de personas y se convirtió en un símbolo nacional, hasta el punto de generar una corriente de mercadotecnia desconocida en la época: muñecas con su aspecto, vestidos y toda una corriente de jóvenes actrices que buscaban replicar su éxito.

Fue una superestrella antes de que el término fuera inventado, Temple declaró que fue alrededor de los ocho años cuando, al recibir gritos de admiración de una multitud, descubrió que era famosa. “Me preguntaba por qué”, recordaba la actriz. “Le pregunte a mi madre y me respondió: «Porque haces películas que les hacen felices»”. Su popularidad creció tanto entre el público como entre sus compañeros de profesión, que admiraban la capacidad de la menor para aprenderse sus frases y pasos de baile como los de The Littlest Rebel:


 O como los de The Little Colonel, junto al popular actor y bailarín Bill 'Bojangles' Robinson:



Robinson no fue el único intérprete famoso con el que Shirley compartió protagonismo, también participó en producciones con Carole Lombard, Adolphe Menjou y muchos otros, entre ellos el mismísmo Gary Cooper en Now and Forever:


Con estas habilidades no es de extrañar que se convirtiera en la primera ganadora del Premio Oscar especial al Intérprete Juvenil y que, setenta años después, siga siendo la actriz más joven de toda la historia del cine en recibir este honor.


Una estrella difícil de olvidar, adorable como ninguna, por su sonrisa, sus impecables rizos y sus marcados gestos a la hora de cantar, que se aprecian a la perfección en este clip de Curly Top, en el que interpreta la canción When I Grow Up:



 La actriz a sus 19 años.
Actuó en un total de 43 largometrajes. Su fama comenzó a declinar en la década de los 40, aunque continuó estrenando filmes de forma regular, como Quiero ser mujerEl solterón y la menor Fort Apache,  junto a actores como Randolph Scott, Lionel Barrymore y Jimmy Durante, en las que daba vida a papeles adolescentes, pero  a pesar de sus dotes para cantar, bailar y actuar le resultó difícil mantener su carrera en la edad adulta y se retiró del cine en 1950 a la edad de 22. En 1935 recibió un Oscar especial por su “contribución al entretenimiento en el cine”. Regresó a la pequeña pantalla en 1958 con la serie Shirley Temple's Storybook. En 1963 puso fin definitivamente a su etapa artística.

Tras retirarse del cine se convirtió en una mujer emprendedora en los negocios y desarrollo su carrera en la diplomacia vinculada al partido repúblicano. Tras el intento fallido de reflotar su carrera en la pantalla, Temple orientó sus pasos hacia la política. Se había sentido atraída después de que su marido fuera convocado en Washington para retomar su labor en la Marina. Involucrada en el Partido Republicano, en 1967 Temple se presentó sin éxito al Congreso por el estado de California. A pesar de este intento fallido, la exactriz ayudó a recaudar más de dos millones de euros en la campaña de reelección del presidente Richard Nixon. Este  la designó delegada ante Naciones Unidas en 1969.


Llegó a ser embajadora de Estados Unidos en Ghana, en 1974  puesto que ocupó dos años. Durante la siguiente década, se encargó de la formación de los nuevos embajadores como jefa de protocolo de la Casa Blanca, la primera mujer en ocupar ese cargo. También fue embajadora en Checoslovaquia, ya que George H.W. Bush la nombró embajadora en Praga, un puesto diplomático clave en plena caída del bloque comunista. «No tengo ningún problema en ser tomada en seri como mujer y diplomática», declaró al tomar posesión de su cargo en la Embajada Checa. «Mis únicos problemas han sido con personas que, al principio, se negaban a creer que había crecido desde mis películas». Su llegada al país centroeuropeo no estuvo exenta de fricciones: al presidente Gustav Husak no le gustaba que Temple hubiera presenciado en 1968 la represión de la Primavera de Praga. Había acudido a una conferencia sobre la esclerosis múltiple.
En la Casa Blanca,  premios Kennedy Center. 1998

En 1987 fue nombrada la primera funcionaria honoraria del servicio extranjero en la historia de Estados Unidos por el entonces Secretario de Estado, George Schultz. 

Aunque Shirley Temple llevaba varios años retirada del mundo del cine, el nombre de la actriz nunca ha estado desvinculado de las grandes pantallas. Afirmó que 20 años de servicio público eran más importantes que los 19 años que pasó en Hollywood y consideraba que su pasado de actriz le beneficiaba como diplomática. “Haber sido una estrella puede ser de gran ayuda: mucha gente me considera una vieja amiga”, dijo una vez.

A nivel personal, en 1945, con 17 años, se casó con el actor John Agar, con quién tuvo una hija durante los cinco años que duró el matrimonio, quien dio el salto al cine y compartió rodajes con su esposa en Fort Apache y Aventura en Baltimore. En 1950 contrajo un segundo matrimonio con Charles Black, que duraría hasta la muerte de este en 2005. El interés de Black en la política fue clave para que Temple trabajara para el partido republicano, primero como voluntaria, luego como candidata al congreso y, finalmente, con una dilatada carrera diplomática.

En 1972 le fue diagnosticado cáncer de pecho, que superó de forma satisfactoria mediante una mastectomía. Una operación de la que habló en público, convirtiéndose en una de las primeras mujeres que divulgaban detalles sobre esta enfermedad. En 1988 publicó su biografía, Child Star.



Fuente: culturaocio.com, El País, ABC.es, RTVE.es, hoycinema.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada