diciembre 2013

domingo, 29 de diciembre de 2013

Nuevos tesoros nacionales de Estados Unidos

Las películas Gilda, Pulp Fiction y Mary Poppins figuran entre las cintas seleccionadas en 2013 para ser incluidas en el Registro Nacional de Filmes de la Biblioteca del Congreso de EE.UU. por su "significativa" relevancia cultural, histórica o estética.

La lista ha sido anunciada esta semana por James H. Billington, encargado de la Biblioteca del Congreso, quien ha subrayado que el objetivo es "proteger la incomparable herencia fílmica de EE.UU. y su creatividad cinematográfica". Como es habitual, entre las 25 películas seleccionadas hay todo tipo de géneros, desde documentales y películas de ficción a películas mudas o de carácter experimental.


En esta ocasión, en la selección sobresalen el clásico de Hollywood de la década de 1940 con Rita Hayworth, Gilda; el éxito de Quentin Tarantino Pulp Fiction de principios de 1990, y Mary Poppins, película con la que Julie Andrews obtuvo el Oscar en 1964.

El listado lo completan filmes como El hombre tranquilo (1952), de John Ford; ¿Quién teme a Virgina Wolf? (1966), con Elizabeth Taylor; y Planeta Prohibido, una de las primeras películas de ciencia ficción, de 1956.



La única condición para ser seleccionadas hubiese sido realizada entre 1919 y 2002 y tuviese al menos diez años de antigüedad. Todas estas películas serán sometidas a un proceso de conservación y clasificación para que puedan perdurar y ser de libre acceso para las generaciones futuras.

viernes, 27 de diciembre de 2013

Muere Elvira Quintillá

Elvira Quintillá, la maestra Eloisa de ¡Bienvenido Mister Marshall!, falleció hoy en Madrid a los 85 años, según fuentes familiares.

Berlanga y Elvira Quintillá, en un homenaje a 'Bienvenido Mister...

Nacida en Barcelona el 19 de septiembre de 1928, Quintillá estuvo casada con el desaparecido actor José María Rodero, fue una de las pioneras de la televisión española y trabajó a las ordenes de míticos directores como Luis García Berlanga, Juan Antonio Bardem o Mario Camus.

La capilla ardiente de la protagonista de series televisivas como Escuela de maridos quedará instalada esta tarde en el tanatorio de la M-30 de Madrid y su entierro tendrá lugar mañana en la capital española.

Su fama en la actualidad parece mínima, pero en sus años dorados fue una de las intérpretes más reconocibles tanto en cine como en televisión con papeles muy recordados y aportaciones que aún hoy tienen su influencia.

Quintillá fue una de las pioneras en los primeros años de TVE. En los años 60, protagonizó algunas de las series que iniciaron el largo camino por el que la cadena pública ha conseguido tanto prestigio en este área de ficción.

Algunas de las series más recordadas de Elvira Quintillá en TVE fueron Tercero izquierda en el año 1963, donde compartió reparto con José Luis López Vázquez; o Escuela de maridos en 1965 y su secuela, Escuela de matrimonios, en 1967. También participó muchos años después, en 1988, en El olivar de Atocha.

Uno de los papeles más recordados de Elvira Quintillá fue antes que todo eso y fue en cine en la mítica película Bienvenido Mr. Marshall de Luis García Berlanga. Allí dio vida a la señorita Eloísa, la profesora del pueblo en que se centraba el film.

También ha participado en teatro en muchas obras. Algunas de las más recordadas son Cuando llegue el día, La gaviota o Los intereses creados.  Elvira Quintillá cuenta también con numerosos premios en su haber. Algunos de ellos han sido otorgados por el Círculo de Escritores Cinematógraficos o por el Festival de Benidorm.


Fuente: EFE, El Mundo, FórmulaTV

domingo, 22 de diciembre de 2013

Estrellas vivas


Al igual que con las muertes de Marlon Brando, Elizabeth Taylor, Peter O´Toole o Joan Fontaine  hemos vuelto a oírlo: acaba definitivamente la época dorada de Hollywood. Pero eso no es cierto del todo. Todavía viven muchas estrellas de aquella época, si bien es posible que parte del público piense que han fallecido. Por ejemplo, algunos se sorprendieron al ver  a la mítica Olivia de Havilland (1916) presentando un homenaje con motivo del 75º aniversario de los Oscar. La actriz se encontraba en un excelente estado de salud, a pesar de que sus últimos años no habían sido fáciles. Tras la muerte de su hijo mayor y  de cáncer su segundo marido, Pierre Galante. De Havilland vive retirada en un lujoso piso de la calle Benouville, en el centro de París. Su última película, un telefilme sobre los amores entre Eduardo VIII y Wallis Simpson, se estrenó en 1988. Desde entonces se ha centrado en escribir sus memorias, que serán publicadas a finales de año. Posiblemente en ellas explique la tormentosa relación que siempre ha mantenido con su hermana, la actriz Joan Fontaine, con la que no se habla desde hace más de sesenta años.

Olivia junto a Bissett, recibiendo la cruz de Francia. 
En Carmel (donde Clint Eastwood fue alcalde varios años) reside Doris Day (1924). La actriz y cantante recibió la Medalla de la Libertad de la Casa Blanca, por sus logros artísticos y su frenética actividad en defensa de los animales: preside varias asociaciones benéficas y ha creado hospitales y guarderías para animales de compañía. Además, junto con su único hijo, Terry Melcher, regenta un lujoso hotel, al más puro estilo kitsch. La actriz se retiró por completo del cine en el año 1968 y desde entonces rechaza tanto su aparición en actos relacionados con Hollywood como su presencia estelar en películas.

Tampoco ha aparecido en la gran pantalla desde hace años la inolvidable Kim Novak (1933). La última vez fue en la discreta Pasiones prohibidas (1991), de Mike Figgis. Novak no necesita trabajar demasiado, ya que amasó una gran fortuna en sus años de gloria. Posee varias casas y vive con su marido, el veterinario Robert Malloy, en un rancho en Oregón, donde se dedica a la cría de caballos y llamas. En el año 2000 el matrimonio se salvó por los pelos de morir en un incendio fortuito que destrozó, entre otras cosas, el ordenador donde guardaba las memorias que ahora reescribe.


Quien las acaba de publicar es Maureen O'Hara (1920). La pelirroja protagonista de El hombre tranquilo se mantiene en muy buen estado de salud y sigue interviniendo en series y largometrajes para la televisión. Su última incursión cinematográfica hasta la fecha ha sido la comedia Yo, tú y mamá (1991), de Chris Columbus. La actriz enviudó en 1978 de su tercer marido, el aviador Charles Blair, y desde entonces es la presidenta de unas líneas aéreas, Antille Airboats. Tiene su residencia en las paradisíacas islas Vírgenes.

Rivalidad fraternal: Olivia y Joan, último asalto

Olivia de Havilland (97) y Joan Fontaine (96), las dos hermanas, famosas por  su talento y por su enemistad, lidiaban una última batalla: quién moriría primero.

"Me casé primero, gané el Oscar antes que Olivia y, si muero primero, sin duda se pondrá furiosa porque también le habré ganado en eso", aseguró Fontaine al Hollywood Reporter en 1978. El día 14, fallecía la 'señora De Winter' de Hitchcock, dejando a la dulce Melania de Lo que el viento se llevó como la superviviente de esta particular batalla de hermanas (y única superviviente de la película).

Ni siquiera en sus últimos años las nonagenarias actrices se reconciliaron. Separadas por el océano en los últimos años (De Havilland vive en París y Fontaine vivía en California), llevaban siete lustros sin hablarse. Papeles, Oscars y amantes las enfrentaron.

Hijas de un abogado y de una actriz británicos, Olivia y Joan nacieron en Tokio. Siendo pequeñas sus padres se separaron y se instalaron en California con su madre, quien les dio clases de interpretación. La rivalidad nació durante su infancia, en un intento de atraer la atención paterna.


Sólo se llevaban 15 meses y, según Fontaine, su hermana mayor era "todavía demasiado joven para aceptar la llegada de una competidora de los afectos de sus padres y los criados". "Siento no recordar ni un solo acto de dulzura por su parte a lo largo de toda mi infancia", diría la lenguaraz Fontaine sobre su hermana mayor. Según ella, Olivia la veía como una mentirosa desesperada por llamar la atención, haciéndose la enferma (Fontaine fue una niña enfermiza) e intentando superarla. En sus memorias, Joan contaba cómo siendo adolescentes Olivia le rompió la clavícula.

Para que no la confundieran con su hermana mayor (que ya hacía carrera en Hollywood), Joan tomó el apellido de su padrastro. Aunque ambas hermanas odiaban a George Fontaine, parece que el odio mutuo era todavía mayor.

La larga disputa entre ambas hacía que en Hollywood saltaran una y otra vez a los titulares. En su autobiografía, No Bed of Roses, publicada en 1978, Fontaine no se mordió la lengua. Contó que ella y Olivia ni siquiera se llevaron bien de niñas, pero cuando ambas comenzaron a hacer carrera en Hollywood saltaron las chispas. "Es posible separarse de una hermana, igual que de un marido", dijo el año de su publicación a la revista People. "No la veo jamás ni tengo la menor intención de hacerlo."

Durante sus carreras, compitieron por numerosos papeles. Fontaine aspiraba a ser la Scarlett de Lo que el viento se llevó y, cuando le sugirieron que hiciese el casting para Melania, desechó el papel por insignificante y sugirió a su hermana para ello. Un hecho que lamentaría después. Como consuelo, batió a Olivia al hacerse con el papel de Rebeca, su primer papel a las órdenes de Alfred Hitchcock.

Olivia no saludó  a Joan al ganar
La polémica se agravó cuando en 1942 ambas fueron nominadas al Oscar y Joan se lo llevó por Sospecha, también del mago del suspense. "Fue un momento agridulce. Me quedé de piedra. Miré fijamente al otro lado de la mesa, donde estaba sentada Olivia. '¡Sube ahí arriba!', susurró autoritariamente", recordaría después Fontaine en su autobiografía. "Toda la antipatía que sentíamos mutuamente de niñas... toda se hizo presente en imágenes caleidoscópicas. Sentía que Olivia se lanzaría sobre la mesa y me tiraría del pelo".

Eso sí, Olivia la superó tras ganar esa misma década dos Oscar como mejor actriz protagonista en Vida íntima de Julia Norris (1946) y La heredera (1949). Cuando recogió su primer premio, Olivia hizo un feo a su hermana -según contó ésta- al ignorar sus felicitaciones durante la ceremonia: "Me lanzó una mirada, ignoró mi mano, agarró su Oscar y se marchó". De poco consuelo les supo saber que eran las únicas hermanas que ganaron premios de la Academia por sus interpretaciones.



Al parecer, Olivia estaba enfadada por un comentario malicioso que Fontaine había hecho sobre el marido escritor de la hermana, casado en varias ocasiones ("Está mal que su marido tenga tantas mujeres y un solo libro"). Por aquel comentario, estuvieron sin hablarse seis años. "Nunca me pidió perdón", dijo De Havilland en una entrevista radiofónica.

Aquella década, De Havilland rodó A través del espejo, un filme en el que interpretaba a dos gemelas (una hermana 'buena' y otra asesina), Terry y Ruth Collins. Más de uno pensó entonces en la agria relación entre las hermanas.


   

Ellas también eran rivales en hombres. Fontaine fue la primera en casarse, pero lo hizo con uno de los ex novios de su hermana, el también actor Brian Aherne. La noche antes de la boda, el novio de entonces de De Havilland, Howard Hughes, flirteó con Fontaine. El excéntrico millonario pidió en matrimonio a Joan en varias ocasiones.

Dejaron de hablarse definitivamente en 1975, después de que De Havilland no le invitara a un servicio en memoria de su madre, fallecida poco antes a causa de un cáncer. Olivia, sin embargo, aseguró que su hermana no fue porque estaba demasiado ocupada para asistir.

Marilyn Monroe y Chanel Nº5

El 7 de abril de 1952 un periodista preguntaba a la tentación rubia: What do you wear to bed? Marilyn Monroe respondía únicamente: Chanel Nº5. La leyenda se avivaba y el perfume adquiría una dimensión inimaginable siquiera para los más célebres directores de marketing.

video

Otros famosos han representado a la marca, sin embargo, y casi un siglo más tarde, Nº5 continúa asociándose irremediablemente a ella, a la rubia platino de Faldas y a lo loco y el Happy Birthday Mr. President, a aquella mujer cautivadora que guardaba en su particular frasco de perfume, lejos de la mirada de curiosos y extraños.

















viernes, 20 de diciembre de 2013

Omar Sharif y España


Omar Sharif
La familia de Omar Sharif le ha convencido para que fije su residencia en la capital española. Todo un logro, porque el actor lleva años alojándose en hoteles de medio mundo. Eso sí, en ciudades donde haya ubicados buenos casinos, porque el artista de origen egipcio es un especialista consumado en los juegos de cartas, y suele intervenir en partidas donde las apuestas se cuentan por miles de euros. Los entendidos en juegos de azar califican a Sharif como uno de los mejores jugadores del mundo. Es capaz de pasarse horas y horas sin descansar si la partida merece la pena.

Omar tiene en Madrid a su hermana, y su hijo Tarek abrió hace más de diez años aquí una tienda de camisas de algodón egipcio, The Sharif Shirt, en pleno barrio de Salamanca. El protagonista de la mítica película Doctor Zhivago siente un especial cariño por España. Según propia confesión, en este país ha pasado "algunos de los mejores momentos" de su vida. Entre ellos, el rodaje de otra recordada cinta, Lawrence de Arabia, que se rodó en tierras almerienses junto al fallecido Peter O'Toole.

El actor asegura que sin Almería no existiría Omar Sharif: "Recuerdo que cuando rodamos allí, no había nada construido, era una delicia. En Carboneras me sentaba en la playa y quedaba ensimismado mirando el mar. España es un país que me atrae mucho...".

Por eso va a romper esa tradición de ser un eterno huésped de hotel. Pasará largas temporadas en Madrid, muy cerca de su hermana, y seguirá 'alquilando' su imagen a algunos de los casinos más importantes del mundo, que le contratan para que juegue en ellos y atraiga, con su fama, a clientes pudientes. Un conocido periodista español se lo encontró hace unos meses en un lujoso casino de la costa tunecina.


fuente: El Mundo.es

jueves, 19 de diciembre de 2013

Filmografía destacada de Joan Fontaine

La película que la hizo más célebre y por la que recibió una nominación al Oscar fue Rebecca. Se ponía bajo las órdenes de Alfred Hitchcock. En la memoria cinematográfica quedará siempre la frágil señora de Winter, atormentada por las sombras de la anterior esposa del hombre con el que se acaba de casar, a quien da vida Laurence Olivier. La señora Danvers, el ama de llaves, ejerce de siniestra guardiana de los recuerdos de su antigua señora.



Con Sospecha (1941), Joan Fontaine, eterna rival de su hermana Olivia de Havilland —llevan sin hablarse desde 1975—, logró su única estatuilla. Este galardón terminó por destruir la relación entre las actrices. De Havilland, quien ahora tiene 97 años, había sido nominada ese mismo año por Si no amaneciera; pero su hermana se negó a aceptar sus felicitaciones. Olivia de Havilland sí se hizo con el Oscar con La heredera y Vida íntima.

La ninfa constante (1943) le llevó también a aspirar al Oscar. En esta película dirigida por Edmund Goulding interpreta a Tessa, una muchacha de 14 años que se enamora locamente del compositor Lewis Dodd (Charles Boyer) a cuyo matrimonio traerá después, tras haber huido de la escuela, la tormenta de los celos.


Joan Fontaine se puso en la piel de Jane Eyre (Alma rebelde), la celebérrima novela de Charlotte Brontë protagonizada por esta institutriz que deberá enfrentarse asimismo, como sucedía en Rebecca, a las sombras del pasado y de la enloquecida esposa del señor Rochester, que se oculta tras la identidad de una criada, Grace Poole.


September affair (1950) explora la posibilidad de nacer de nuevo después de que a la pianista Marianne 'Manina' Stuart y al industrial David Lawrence (Joseph Cotten) los dan por muertos en un accidente de avión en el que no estaban.

Clásicos de La 1: Los pájaros

Los pájaros,  jueves 19 de diciembre  de 22:30 - 00:25h


Melanie Daniels es una distinguida mujer que llega a la tranquila población costera de Bodega Bay para llevarle un regalo a Mitch Brenner, un abogado que reside allí y por el que se siente atraída. Pronto, su viaje se convertirá en una pesadilla cuando el lugar se vea acosado por bandadas de pájaros que, sin razón alguna, atacan a las personas. 


Esta fue la segunda vez (tras Rebeca) que Hitchcock escogió una novela de Daphne du Maurier como base de una de sus películas. Uno de los evidentes aciertos de la cinta es hacer creíble su inverosímil historia, debido, en parte, a la sólida actuación de la debutante Tippi Hedren, con quien Hitchcock repetiría al año siguiente en Marnie, la ladrona. Y es que, a diferencia de otros de sus filmes, donde el peso de la acción recae sobre un valiente varón y las mujeres quedan reducidas a meros elementos decorativos, aquí el director cargó las tintas en la heroína, que esconde un carácter mucho más complejo que de costumbre. El resto del mérito, claro, fue del irrepetible Hitch, quien, cuando se le preguntó cómo lograba que los pájaros que aparecen en la película hicieran lo que él quería, se limitó a asegurar: ''les pagábamos bien''.

miércoles, 18 de diciembre de 2013

TCM: especial Peter O’Toole


Poco antes de dar el primer golpe de claqueta en Lawrence de Arabia, el director David Lean se dirigió a su actor protagonista y le dijo: “Pete, este es el comienzo de una gran aventura”. La frase no podía ser más cierta, y no solo porque la película contara la azarosa vida del militar, arqueólogo y escritor británico Thomas Edward Lawrence, sino porque con ese filme se lanzaba la carrera de uno de los actores más fascinantes y sugerentes que ha dado el cine en el último medio siglo: el irlandés Peter O’Toole.


El pasado domingo día 14 moría en Londres a los 81 años este famosísimo actor, 8 veces nominado al Oscar y ganador de uno honorífico, y TCM quiere recordarlo y homenajearlo emitiendo este miércoles 18 un programa especial dedicado a su figura que incluye su intervención en el TCM Classic Film Festival de Hollywood en abril de 2011. A continuación, los espectadores de TCM podrán disfrutar de la versión remasterizada en alta definición de Lawrence de Arabia.

En dicho encuentro cara al público, Peter O’Toole repasa tanto su vida como su carrera. Recuerda las primeras películas que vio de niño y que siempre iban precedidas, según menciona, de un buen batido. Se acuerda en especial de haber ido a ver con su padre, que era corredor de apuestas, Un día en las carreras de los hermanos Marx, lo que no deja de tener una cierta ironía. También habla de sus trabajos como periodista, su paso por la Royal Navy durante la guerra de Corea y su firme decisión de convertirse en actor.

También evoca su trabajo junto a grandes estrellas como Richard Burton, con el que coincidió en Becket y con el que compartía el gusto por el buen whisky, y con Katharine Hepburn, con la que trabajó en El león en invierno. “Un día, debía ser el año 58 o 59, cuando yo estaba haciendo teatro en Londres, llamó a las puertas de mi camerino y se presentó diciendo: “Hola soy Kate Hepburn. Desde entonces fuimos grandes amigos. Poco después de morir Spencer Tracy, recibí el guión de El león en invierno y dije: ‘solo hay tres actrices que puedan hacer este papel pero la número uno es Kate”.

De Lawrence de Arabia rememora cómo fue elegido protagonista, un papel que, en un primer momento, estaba destinado para Marlon Brando. “Me encontraba haciendo en el teatro El mercader de Venecia cuando recibí una llamada telefónica de David Lean. Quedamos para vernos. Yo tenía barba y el pelo largo por mi personaje en la obra, el de Shylock, y David me dijo: ‘¿qué haces con esas pintas?, ¡vamos a hacer Lawrence de Arabia! Así que tuve que cortarme la melena y afeitarme”.


Después vinieron otros éxitos como El hombre de la mancha, Lord Jim, Adiós Mr. Chips, Profesión: el especialista, La clase dirigente, Mi año favorito o más recientemente Venus, su última nominación al Oscar. Sus ojos azules y su sonrisa irónica y melancólica se han cerrado para siempre. Con su muerte va desapareciendo, un poco más si cabe, toda una época de la historia del cine, una era de intérpretes carismáticos que conectaban de forma inmediata con el público y que se identificaban plenamente con sus personajes. Y así es imposible pensar ya en el verdadero Tomas Edward Lawrence sin ponerle el rostro que Peter O’Toole le dio en el cine.

Especial Peter O’Toole. Miércoles 18 de diciembre
22:00 TCM Film Festival presenta: Peter O’Toole (2011)

23:00 Lawrence de Arabia (1962)

martes, 17 de diciembre de 2013

TCM: especial Joan Fontaine

Joan Fontaine
“He tenido una vida tremenda. Y no sólo en lo que se refiere a la interpretación. He participado en carreras en globo, he pilotado mi propio avión… he hecho un montón de cosas excitantes”. Así resumía Joan Fontaine una existencia plena que se apagó este domingo a los 96 años, una muerte dulce a un avanzada edad.

Como prueba de que mitos de este calibre nunca nos abandonarán, esta misma semanase podrá ver a Joan Fontaine en dos títulos: Mujeres, de George Cukor (martes 17 a las 10:30) y, sobre todo, Sospecha  (sábado 21 a las 12:40), la película por la que la actriz logró su único Oscar (en aquel momento, la mujer más joven en conseguirlo, a la edad de 24 años).

La carrera de la joven Fontaine había comenzado a mediados de la década de los 30, pero no despegó de verdad hasta que, a raíz de una cena en la que tuvo la fortuna de sentarse junto a David O. Selznick, consiguió el papel protagonista de Rebeca (1940), la primera película en Estados Unidos de Alfred Hitchcock.

El director inglés, que (además de su pelo rubio, por supuesto) admiraba de la actriz su autocontrol y templanza, volvió a elegir a Joan Fontaine como protagonista de Sospecha, su segunda película americana, y le dio otra vez el papel de una recién casada (Lina McLaidlaw) a la que el nuevo matrimonio le dará más de un disgusto.

Fontaine, como hemos comentado, ganó el premio de la Academia de Hollywood a la Mejor Actriz, pero este galardón, que muchos pensaban que le debían por su papel en Rebeca, le trajo también varios sinsabores. El más conocido de ellos fue la enemistad con su hermana Olivia de Havilland, que también optaba a la estatuilla por Si no amaneciera. Este duelo fratricida reavivó un conflicto entre ambas que estaba latente desde la niñez, como Fontaine relata en su libro de memorias No Bed of Roses. La mala relación entre las dos estrellas  se prolongaría de por vida, con otros episodios sonados también en ceremonias de los Oscar. Cuando en 1947, por ejemplo, de Havilland resultó triunfadora por Vida íntima de Julia Norris, rechazó la felicitación de su hermana.

Olivia y Joan
Lo que a lo mejor no resulta tan conocido es que, a parte de su hermana, había otra persona celosa de Joan Fontaine por su Oscar en Sospecha. Y no era otro que su compañero de reparto, Cary Grant. El actor británico, que debutaba aquí con Hitchcock, consideraba que durante todo el rodaje el director había dispensado a Fontaine un trato de favor, hasta el punto de que, estableciendo una comparación con el personaje de Lina, llegó a decir que “teniendo en cuenta su comportamiento, no le extrañaba que su marido quisiera matarla”.

Grant evitó tener contacto en el futuro con Fontaine, quien, sin embargo, sí tuvo buenas palabras para el actor en sus memorias: “Fue fascinante trabajar con él, aunque cometió un error: no darse cuenta de que el papel principal era el de Lina”.

lunes, 16 de diciembre de 2013

Fallece Joan Fontaine a los 96 años

Semana trágica para el cine clásico con la muerte, primero, de Eleonor Parker, ayer, de Peter O´Toole y, hoy, con la noticia del fallecimiento de una de las grandes: Joan de Beauvoir de Havilland, más conocide como Joan Fontaine, hermana de Olivia de Havilland y ganadora de un Óscar por su papel en Sospecha. Falleció el domingo (madrugada del lunes en España)  a los 96 años, informó su asistente a The Hollywood Reporter.



Fontaine, un icono del cine de los años 40, falleció en su casa de Carmel (California) por causas naturales. Su muerte  pone fin a una de las últimas estrellas de la edad dorada de Hollywood.  Su carrera artística se prolongó a lo largo de seis décadas en las que la actriz fue candidata tres veces al Óscar a mejor actriz y fue musa del director Alfred Hitchcock en Rebeca y Sospecha, donde compartió cartel con Cary Grant.
La actriz, que nació en Japón el 22 de octubre de 1917, era hija del británico Walter Augustus de Havilland y de la también actriz Lilian Augusta Ruse, conocida como Lilian Fontaine, mantenía una relación de rivalidad con su hermana y también actriz Olivia de Havilland, a la que arrebató el Óscar de mejor actriz en 1942. Ambas nunca se llevaron bien, pelearon por papeles protagonistas en Hollywood y protagonizaron sonados desaíres. Havilland, que tiene 97 años, vive en París. Su hermana mayor fue la primera en probar suerte en Hollywood lo que forzó a Joan a cambiarse de apellido. Y sus primeros pasos fueron papeles menores en películas como A Million to One u Olivia. Nada comparable para ese entonces con el clásico que protagonizó su hermana en 1939, la Melanie de Lo que el viento se llevó. Sin embargo fue Fontaine y no de Havilland la preferida de O.Selznick en esa fiesta en la que le presentó a ese director que despuntaba llamado Alfred Hitchcock.

Fontaine en 2006.

 “Yo me casé antes que Olivia y también gané un Oscar antes que ella”. Así despachaba Joan Fontaine,cualquier pregunta sobre la espinosa relación con su también célebre hermana. Al parecer, Olivia nunca soportó que su hermana, un año menor que ella y recién llegada a Hollywood, le adelantase en popularidad y le arrebatase la estatuilla dorada en 1941. La mala relación que se dice que inspiró en 1962 a Robert Aldrich para la historia de ¿Qué fue de Baby Jane?, con Bette Davis y Joan Crawford.


En 1919 se trasladó a San Francisco, donde estudió Arte Dramático con el alemán Max Reinhardt y debutó en el teatro a los 18 años en un pequeño papel en Kind Lady. En 1935, comenzó su trayectoria en el cine con el seudónimo de Joan Burfield, en un pequeño papel en la película No más mujeres, de E.H.Griffith, y posteriormente adoptó el apellido de su madre, Fontaine.


Comenzó a labrarse su fama de actriz en 1937 con un papel junto a Fred Astaire en Señorita en Desgracia, pero fue Hitchcock quien la lanzó al estrellato en su papel de la atormentada señora Winter en Rebeca junto a Laurence Olivier.

Desde entonces, los papeles de mujer con el corazón roto fueron su territorio y la llevaron a su primera candidatura al Óscar por The Constant Nymph.  Aunque este encasillamiento en papeles de mujer tímida y dulce, también fue la causa de que poco a poco fuera menos requerida.

Con el Oscar por Sospecha se envenenó para siempre la relación entre las hermanas actrices. Ese mismo año, De Havilland fue candidata por Si no amaneciera. Fontaine no sólo ganó el Oscar sino que se negó a aceptar las felicitaciones de su hermana. Ambas no volvieron a dirigirse la palabra. De Havilland ganaría en años posteriores otros dos Oscar, por La heredera y Vida íntima de Julia Norris. Siendo Fontaine y De Havilland las únicas hermanas que han conseguido un Oscar en la historia de estos premios. Pero como declaró Fontaine en una entrevista, la rivalidad siempre estuvo ahí. “Mi hermana es un león. Yo, un tigre. Y según las leyes de la jungla nunca podremos ser amigas”, dijo. Incluso durante la reunión de legendarias ganadoras del Oscar que organizó la Academia en 1979, las dos hermanas fueron situadas en extremos opuestos del escenario.

Desde entonces, los papeles de mujer con el corazón roto fueron su territorio y la llevaron a una nueva candidatura al Óscar por La ninfa constante. Fontaine fue también protagonista en la adaptación de Orson Welles del clásico Jane Eyre, de Charlotte Bronte.

La actriz, que tiene una estrella en el paseo de la fama de Hollywood, será también recordada por filmes como Idilio en septiembre, Ivanhoe o Carta de una desconocida. Su última interpretación fue en 1966 en Las brujas.

Fontaine era piloto de avionetas y una experta chef culinaria entre otras cosas. "He tenido una gran vida", comentó Fontaine en una ocasión. "No sólo con la actuación, he participado en una competencia internacional de globos aerostáticos, he pilotado mi propio avión, he hecho muchas cosas emocionantes", destacó. En 1978 publicó sus memorias, tituladas No fue un lecho de rosas, en el que contaba su vida familiar y sentimental.

Casada y divorciada en cuatro ocasiones, con el actor Brian Aberne, con el productor cinematográfico William Doziers, con el productor Collier Young y con el periodista Alfred Wright. “En el momento que escucho la marcha nupcial, se acabó el matrimonio”, comentó Fontaine en una ocasión.

Fontaine deja dos hijas de sus diferentes matrimonios. En sus intentos de ser madre se quedó embarazada en dos ocasiones el mismo año, cuando contaba con 46. En ambas ocasiones sufrió sendos abortos. Ha querido la casualidad que la dulce Lisa de aquella Carta de una desconocida haya escrito la última página de su vida el 15 de diciembre, justo el día en el que se cumplen 74 años del estreno mundial de Lo que el viento se llevó, la película más recordada de Olivia de Havilland. Y es que, hasta el último momento, la muchachita que escribió la carta de amor más amarga de su vida, parece haber querido hacerle sombra a su hermana.

Sus últimos trabajos fueron en televisión, en 1985 trabajó como protagonista en la serie televisiva Dark Mansions y en 1990 apareció en el canal American Moviei Classics contando anécdotas de Hollywood. En 1989 fue galardonada en un homenaje a su carrera artística durante la celebración del Festival de San Sebastián.  La actriz también fue reconocida como decoradora de interiores y como piloto profesional, alguien que salió de su retiro para protagonizar en 1994 el telefilme Good King Wenceslas y para participar como jurado del Festival Internacional de Cine de Berlín. 

En pleno siglo XXI, cuando los ecos de aquel Hollywood atemporal y artificioso son cada vez más lejanos, muchos practicaban un juego macabro apostando por cuál de las dos legendarias estrellas moriría antes. Al final, la balanza ha recaído sobre la protagonista de Rebeca.


domingo, 15 de diciembre de 2013

Fallece Peter O'Toole

Peter O'Toole, que dio vida al coronel T.E. Lawrence en Lawrence de Arabia, ha fallecido a los 81 años en un hospital de Londres, confirmó hoy su agente, Steve Kenis, que no ha dado más datos sobre las causas de la muerte de O'Toole. "Era único en el mejor sentido y un gigante en su campo", ha destacado su agente. Su hija Kate O'Toole que "Su familia está muy agradecida y completamente abrumada por la efusión  y el afecto que se expresa hacia él y hacia nosotros, durante este momento tan difícil. Gracias a todos, desde el fondo de nuestros corazones... ". El presidente de Irlanda, Michael Higgins, fue uno de los primeros en rendirle tributo: "Irlanda, y el mundo, han perdido a uno de los gigantes del cine y el teatro. Él era insuperable", dijo.

El intérprete pasará a la historia del cine por su versatilidad, y por su recordada interpretación en la citada cinta dirigida por David Lean, en 1962, cuando dio vida al coronel T.E. Lawrence,  que luchó en el frente turco en la I Guerra Mundial y que se convirtió en un héroe y un hito de la historia del cine. Dentro del reparto se incluía a Alec Guinness, Anthony Quinn, Jack Hawkins, Claude Rains, José Ferrer, Anthony Quayle y Omar Sharif.



O'Toole, nominado en 8 ocasiones al Oscar (por el citado filme y por Becket, 1964; por  El león en invierno, 1968); La clase dirigente, 1972; Adiós, Mr. Chips, 1969; Profesión: el especialista, 1980; Mi año favorito, 1982 y Venus, 2007) solo recibió finalmente un Oscar honorífico en 2003. El actor, siempre afilado, escribió entonces a la Academia de Hollywood rechazando el honor con una a carta en la que pedía un aplazamiento: "Todavía sigo en la partida, aún podría ganar ese cabronazo encantador. ¿Podría la Academia aplazar los honores hasta que cumpla los 80?", preguntaba. Finalmente, accedió a los honores y viajó a Los Ángeles para recoger la estatuilla y el aplauso de sus colegas, que reconocía su larga carrera y su enorme encanto. "La magia de las películas vino a mí y me sorprendió desde que era un niño". Con estas palabras recogía el Oscar honorífico en 2003.

En 1970 superó un cáncer de estómago y el año pasado anunció su retirada: «El cine me ha proporcionado todo el apoyo emocional posible por parte del público. También me ha permitido conocer gente maravillosa y compañeros de profesión inolvidables, por lo que le estaré agradecido para siempre», dijo en un comunicado. No lo cumplió a rajatabla, porque después de participar en casi cien títulos, deja uno sin estrenar, Katherine of Alexandria, que rodó después de decir que se había jubilado y que podrá verse en 2014.



En cualquier caso, a nadie le sorprendió la reacción del actor, un hombre provocador, que lastraba problemas de salud por su apego al alcohol (bebedor sin fondo, presumía de sus históricas borracheras pese a que por el camino perdió el estómago y los intestinos y cargó de por vida con un páncreas enfermo) y que siempre fue poco amigo de las correcciones. 

O'Toole había dado sus primeros pasos como actor en el teatro encarnando papeles de Shakespeare. El  salto a televisión llegó en 1954 y al cine en 1959. De padre irlandés y madre escocesa, su fecha y lugar de nacimiento siempre estuvieron rodeados de misterio e imprecisión, y si bien algunas fuentes aseguran que nació en Connemara (Irlanda), para otros es oriundo de Leeds (al norte de Inglaterra). Frente a esa ambigüedad, el propio O'Toole aceptaba como fecha válida de su nacimiento el 2 de agosto de 1932 y que era hijo de una enfermera y de un futbolista que acabaría convirtiéndose en corredor de apuestas.

En Lawrence de Arabia


Aunque empezó trabajando como aprendiz en un periódico, a los 17 años se subió a su primer escenario, donde descubrió que había una forma aún mejor de contar las cosas. Después de pasar por la Marina, donde se encargó de la radio, estudió en la Real Academia de Arte Dramático, donde coincidió con compañeros de clase de la talla de Albert Finney, Alan Bates y Richard Harris. Enamorado del teatro, no debutó en el cine hasta 1960, en la película Kidnapped, al lado de Peter Finch, aunque antes si llegó a trabajar en televisión.

Antes de Lawrence de Arabia participó en Los dientes del diablo, sensacional acercamiento a la vida de los esquimales de la mano de Nicholas Ray, y El robo al banco de Inglaterra, de John Guillermin.



A O`Toole le sobreviven dos hijas, Pat y Kate, de su matrimonio con la actriz  Siân Phillips, y un hijo,  Lorcan O'Toole, de su compañera Karen Brown.

El 11 de julio del 2012 anunció, a través de un comunicado difundido por su publicista en Nueva York, su retiro del cine y del teatro. Aseguró que seguiría trabajando en la redacción del tercer volumen de sus memorias. 



Fuente: EFE, El País, ABC

60 aniversario de Bienvenido Mr Marshall

Se cumplen 60 años del estreno de Bienvenido Mr Marshall en 1953.  Dirigida por Luis García Berlanga y protagonizada, entre otros, por José Isbert, Manolo Morán y Lolita Sevilla

Bienvenido Mr. Marshall es una divertida sátira al aislamiento internacional al que se veía sometido España debido a la dictadura franquista,. Se emplea una mirada sardónica al programa de ayuda económica conocido como Plan Marshall, y establecido por el gobierno estadounidense para auxiliar a Europa después del conflicto bélico de la Segunda Guerra Mundial, desarrollándose asimismo una aguda mirada al ambiente rural castellano y al tópico internacional de la España de toros y flamenco.

El 15 de diciembre de 2013 falleció de Lolita Sevilla, que contaba con 78 años de edad, cantante de la película. Ángeles Moreno Gómez, que así se llamaba esta cantante y actriz sevillana, protagonizó luego otras nueve cintas -siete de ellas en la década de los cincuenta- pero su voz quedará por siempre enganchada a ese «Americanos», tema central de la cinta de Berlanga, que le catapultó a la fama.

miércoles, 11 de diciembre de 2013

Muere Eleanor Parker

Eleanor Parker, tres veces candidata al Oscar como mejor actriz por sus trabajos en Sin remisión (1950), Brigada 21 (1951) y Melodía interrumpida (1955), falleció a los 91 años el 9 de diciembre. La noticia la comunicó Richard Gale, amigo de la actriz de cine y televisión, quien contó que Eleanor Parker falleció  debido a complicaciones de una neumonía que padecía. "Ella se despidió en paz, rodeada por sus hijos en una institución médica cerca de su casa en Palm Springs" , dijo Gale.

La intérprete, presente también en películas como Sonrisas y lágrimas (1965) y El hombre del brazo de oro (1955), murió  en un centro médico cercano a su residencia en Palm Springs (California), informó la edición digital de la revista especializada The Hollywood Reporter.

Hija de un profesor de matemáticas en Cedarville (Ohio), que se preocupó porque su vástago tuviera una buena educación, desde los 18 años decidió que el teatro era lo suyo y se inscribió en la Pasadena Community Playhouse en 1940. Un año después un cazatalentos de Warner le fichó y tras un corto en color debutó en la gran pantalla en Murieron con las botas puestas. En 1943 ya protagonizó Mission to Moscow y comenzó su racha de buenas películas, a pesar de que en Warner era considerada estrella importante pero no superestrella. Por eso le encasquetaron grandes títulos con decepciones artísticas y comerciales, de Nunca te alejes de mí con Errol Flynn pasó a una nueva y terrible versión de Cautivo del deseo. En 1948 coincidió con un actor flojo llamado Ronald Reagan en The voice of turtle: otra demostración de que Parker estaba por encima del material que le ofrecían. Aun así seguía filmando y protagonizando todo tipo de campañas de publicidad.


Fue bellísima, de melena volcánica, camaleónica, tan vivaz como desinhibida en pantalla, actriz antes que estrella, tres veces candidata al Oscar en tan solo un lustro, inteligente, con fuerza…

En Sin remisión encarnó a una joven ingenua de 19 años que se transforma en una convicta reincidente; guardaba secretos de alcoba como esposa de Kirk Douglas en la cinta de William Wyler Brigada 21, y se puso en la piel de la cantante de ópera australiana Marjorie Lawrence en Melodía interrumpida, donde estuvo acompañada de Glenn Ford.

Durante su carrera de más de 50 años en Hollywood, destacó como esposa de Frank Sinatra -en el papel de un heroinómano- en El hombre de la mano de oro un drama tan fascinante como escandoloso para la época; aunque tal vez sea más recordada por su papel de la celosa baronesa Elsa Schraeder en el clásico musical Sonrisas y lágrimas, de Robert Wise.

Su compañero de reparto Christopher Plummer dijo en un comunicado que Parker «es una de las mujeres más bellas» que ha conocido en su vida, «como persona y como belleza. No puedo creer la noticia. Estaba convencido de que estaba hechizada y que viviría para siempre», sostuvo.

El guionista William Ludwig, ganador del Óscar por su trabajo en Melodía interrumpida, escribió en su biografía que los espectadores iban al cine «no para ver a la señora Parker con distintos vestidos y sitios, sino para ver a la persona que había creado en la película».

Su habilidad para desaparecer en la gran pantalla llevó al autor Doug McClelland a escribir un libro sobre ella llamado La mujer de las mil caras«No siempre me reconozco a mí misma cuando me veo en las fotos», admitía la actriz en el libro. «Son imágenes que me recuerdan a Ingrid Bergman, Pat Neal, Myrna Loy, Joan Fontaine y Eleanor Powell en ocasiones. Nunca me parezco a mí. Francamente, creo que esto es maravilloso. ¿A qué mujer no le gusta un poco de misterio acerca de sí misma?», añadía.

En su carrera cinematográfica también destacan filmes como Fort Bravo (1953), Cuando ruge la marabunta (1954), Un rey para cuatro reinas (1956) o Millonario de ilusiones (1959), entre otras. La mitad de su trayectoria, no obstante, se la debe a la televisión, donde consiguió una candidatura al Emmy por un episodio de The Eleventh Hour (1962). También obtuvo una nominación a los Globos de Oro por Bracken's World (1969).

Posteriormente, apareció en series como Hawaii Five-O, The Love Boat, Fantasy Island y la célebre Murder, She Wrote.

Parker se casó en cuatro ocasiones y tuvo cuatro hijos. El primer enlace fue con Fred Losee (1943-44), después con el productor Bert Friedlob (1946-53) y más tarde con el artista Paul Clemens (1954-65). El amor de su vida fue el ejecutivo Raymond Hirsch, con quien contrajo matrimonio en 1966. Hirsch falleció en 2001. Parker fue definida por Terenci Moix como “la inválida más bella de los años cincuenta”, porque apareció en silla de ruedas en La gata en la terraza, Melodía interrumpida, El hombre del brazo de oro y en alguna secuencia de Con él llegó el escándalo.